dialoga en Lima y en Loreto

Los periodistas y las agencias de RR.PP

Publicado: 2009-10-04

A menudo me quejo de la forma como las agencias de relaciones públicas o de comunicación corporativa manejan su trabajo con la prensa. Hay excepciones notables, pero existen casos en los que se evidencia una clara ignorancia sobre cómo debe ser la labor de un comunicador especializado en RR.PP.

Torpeza, falta de información y una serie de imprudencias cotidianas se encuentran a diario en el Perú, y en otros países. Justamente, hace unos días, un grupo de periodistas de diversos países discutimos sobre el tema. Fue curioso encontrar los mismos dramas en Colombia, México, Argentina o Panamá.

Ejemplos:

Llaman a la redacción y preguntan el nombre del editor de determinada sección. Señores, casi todos los diarios tienen un postón con los nombres de los responsables de cada área, o del jefe de información.

Suena el teléfono y una voz amable te pregunta si puede mandarte un email sobre una información X. No es necesario que le brindes tu correo, porque te dice en un segundo que ya lo sabe. Incluso, mientras te sigue detallando su propósito la bandeja de entrada registra la llegada del mensaje. Pregunta: ¿Se pide permiso para mandar un correo electrónico? Y qué pasa si tu respuesta es: “Ahora no, otro día encantada”.

Llega un correo electrónico de 12 MB. Colapsa tu bandeja de entrada. ¿La razón? No es el único email bomba. Otras agencias de RR.PP., periodistas y equipos de prensa de compañías e instituciones han cometido el mismo error en menos de 24 horas. BUZÓN LLENO. Como consecuencia te toca hacer Delete en serie. En mi opinión, un correo de ese peso es de muy mala educación, y revela un mínimo respeto por el trabajo que vienes realizando, sobre todo, si las fotos del mensaje se limitan a enfocar el rostro de determinado alcalde, empresario, congresista, etc.

Otra vez el teléfono: el periodista de RR.PP. te ofrece, por ejemplo, una nota sobre nuevos modelos de autos. Este señor debería saber que en tu medio no existe una sección llamada Fierro a fondo, Todo autos, Ruedas y Tuercas…

Se te invita a una rueda de prensa a las 10:00 a.m. del próximo jueves (es lunes). Alguien de la agencia llama para confirmar los nombres del reportero y fotógrafo que asistirán. En mi modesta opinión, el periodista debería saber que planificar con tres o cuatro días de anticipación la cobertura de un hecho que no es estrictamente noticioso es en vano, pues los demás sucesos del día cambiarán el panorama. Además, no llego a comprender la necesidad de precisar nombres y apellidos de los reporteros. Solo se justifica la solicitud para un evento donde se guardarán extremas medidas de seguridad (viaje con el presidente, desfile y otras actividades en Fiestas Patrias, conferencias en embajadas…). La presentación de un perfume, la entrega de una donación o el lanzamiento de una crema no obligan a hacer estas precisiones.

También es terrible que se sientan menospreciados si publicas sus notas solo en la web. Estos comunicadores, evidentemente, desconocen el poder de los medios on line, e ignoran el impacto de las redes sociales (Sorry, pero MSN no es Twitter, y tampoco Facebook).

Sobre este tema leí un post de la periodista argentina Laura Pintos, de La información.com. Aquí los consejos brindados para esta relación que a veces se torna en amor-odio (Video):

Conocer el medio al que se envía el material de prensa y la labor del periodista al que va dirigido. No sirve de nada (absolutamente de nada) enviar un informe sobre el desempleo a un medio cultural, o un comunicado acerca de un nuevo medicamento a un periodista especializado en Educación.

No hacer envíos masivos por defecto. En muy pocos casos vale la pena enviar lo mismo a una larga lista de periodistas y además esos correos suelen tratarse como spam. Hay que evaluar en cada caso qué destinatario/s incluir, dónde interesa más salir. Si la noticia la recoge un agencia de noticias no es necesario enviar lo mismo al resto.

Internet debe ser un gran aliado también de las agencias. ¿Por qué poquísimas tienen salas de prensa online bien montadas (con material audiovisual, datos de contacto, enlaces, RSS, etc.) y actualizadas al instante? ¿Por qué ninguna envía cada tanto un vídeo o un audio en lugar de un comunicado en texto? ¿Por qué es tan difícil a veces conseguir de ellas buenas imágenes para ilustrar los temas? La reconversión de los medios de comunicación en esta era digital es un tema que les atañe de lleno y les obliga también a aprender y a transformarse rápidamente.

El acoso nunca funciona. Las llamadas vacuas no sirven, hay que ofrecer un valor añadido. Algunos periodistas de agencias se pasan con el teléfono y terminan por no ser escuchados o atendidos. Los correos electrónicos no se pierden salvo contadísimas excepciones, son una de nuestras principales fuentes de noticias así que los periodistas lo consultamos constantemente y ya sabemos distinguir el heno de la paja. Cuando las agencias se acercan peligrosamente al acoso sólo provocan antipatía y que ésta prime incluso sobre el interés informativo de lo que envían. Si quieren caer realmente en gracia y “vendernos” sin mayores dificultades un tema tienen que aportar (o destacar) algo en la llamada: un punto de vista original, un enfoque diferente, un dato hasta entonces desconocido, la oferta de material exclusivo o de una entrevista interesante, etc.

Interesante respuesta a este post de un comunicador especializado en RR.PP aquí


Escrito por

Esther Vargas

Periodista, blogger y especie casi siempre estoy conectada. Soy editora de la sección Ciudad del diario Perú.21, escribo una columna de sexo todos los miércoles, sigo una maestría en periodismo digital en el Instituto Universitario de Posgrado de España, escri


Publicado en

clases de periodismo

periodismo digital, twitter, técnicas de redacción, medios, web 2.0 y algunos caprichos